sábado, 21 de abril de 2018

Nuevos capítulos de Visión Remota, Expedientes Taylor.




Novela Dr Taylor

Hola a tod@s: Ya están disponibles los capítulos 5 y 6 de Visión Remota, la nueva novela de investigación paranormal de Dr. Taylor.
 En estos nuevos capítulos conoceremos los primeros avances en la aplicación de la técnica, no desvelamos más, os invitamos a conocerla en:

Capítulo 5: Condiciones cuasi-experimentales.

Capítulo 6: Sesión de Visión Remota.

domingo, 8 de abril de 2018

Visión Remota: episodios 3 y 4-

Expedientes taylor novela rafael tellez romero

Querid@s tod@s: Os presento dos nuevos episodios de la novela Visión Remota. La trama avanza, desvelando algunos datos cruciales para orientar al lector en este nuevo laberinto de experiencias paranormales.

Los episodios se encuentran en los siguientes enlaces:

Visión Remota, Episodio 3: C15

Visión Remota, Episodio 4: Informe de Investigación


Espero que disfrutéis con la lectura y me ayudéis con críticas y difusión.

Expedientes taylor rafael tellez romero



domingo, 1 de abril de 2018

¡Taylor ha resucitado!, nueva novela por entregas: Visión Remota



Querid@s tod@s: Os anuncio la buena nueva, el Dr. Taylor ha resucitado en una nueva novela. El cuaderno de investigación irá actualizándose cada domingo en la plataforma wattpad. Como acto inaugural ya están colocados los capítulos primero y segundo, se puede acceder a ellos en los siguientes enlaces:

Capítulo 1: ¡Qué asco, prima!
Capítulo 2: El cortijo.

Espero que os guste esta nueva aventura, que disfrutéis y compartáis.

Hasta pronto.

nueva novela de dr taylor

domingo, 18 de junio de 2017

El Caballero de Pino Montano

ELQUijote de Pino Montano

Os presento una pequeña aventura que ayuda a entender mejor al personaje del dr. Taylor.



Lunes 12 de diciembre de 2016
--¿Es usted el familiar? –dijo el médico que acababa de entrar en la habitación, mientras hojeaba el carpetón de papeles que traía entre ambas manos.
--Sí, soy Taylor, su sobrino; Raymond Taylor.
--Ah… aquí dice que llamaron al teléfono de la hija, que ahora vive en Londres pero que facilitó el teléfono de un tal Ramón...
--Sí, soy yo... Ramón, Raymond, es lo mismo. --Taylor le tendió la mano.
--Encantado, soy López, cirujano maxilofacial, es una lástima, podríamos haberle salvado las dos piezas dentales a su tío, claro que con el alboroto que se formaría, a saber dónde fueron a parar.
El médico hojeaba las páginas del historial clínico. La habitación se encontraba en una de las plantas más altas del hospital y Taylor podía ver, a través de la ventana, cómo el sol se ponía, en un horizonte urbano que se anaranjaba por momentos. El médico arrugó la frente mientras miraba los papeles del paciente, contenidos a duras penas en aquella gran carpeta blanca. Eran de seis años de contusiones y fracturas diversas.
--En general, su tío está bien --López relajó el gesto, señalando la cama donde el paciente parecía, a tenor de los ronquidos, descansar profundamente--. Ahora mismo está sedado, las heridas no revisten peligro, aparte de lo de la boca, tiene contusiones múltiples, fisuras en varias costillas y un hematoma bastante feo que le afecta al pómulo y globo ocular.
--¡Cabrones! --Taylor elevó la voz, aunque después rectificó--, disculpe, es que… ¡joder!
--No se preocupe, me hago cargo. Es indignante, pero ya pasó todo. Podrá quedarse en esta habitación individual, aquel sillón se tumba entero, por si quiere acompañarle. Estará sedado durante la noche, mañana sobre las 12:00 pasarán los médicos de planta y le darán indicaciones.
Cuando el médico salió, Taylor se acercó a su tío. Junto a la alta cama se elevaba un mástil cromado del que pendía una botella de suero. El gráfico de las pulsaciones subía y bajaba en el monitor de registro, dando sensación de estabilidad. Alberto seguía roncando a muy buen ritmo, la mitad derecha de su rostro parecía relajada y disfrutando de un sueño profundo; la mitad izquierda, amoratada y maltrecha no expresaba otra cosa que hinchazón. Los párpados parecían globos de líquido morado oscuro a punto de estallar, y tanto en el labio superior, como sobre la ceja, se podían observar una cuidadas líneas de puntos de sutura.
--¡Cabrones! --Ramón resopló mientras apretaba los puños--. ¡Joder! --Agarró su móvil, abrió el WhatsApp y tecleó algo.
>>Tu padre está bien, está durmiendo
Al instante recibió una respuesta.
>>Ok, te llamo
La banda sonora de la serie Expedientes X sonó un instante.
--Al habla el dr. Taylor, investigador paranormal, ¿en qué puedo servirle?
--¡No me jodas, Ramón!, ¿cómo está mi padre?, anda, pásame con un doctor de verdad, si puedes.
--Te informo que soy doctor de verdad, aunque no en medicina, pero bueno…
--¡Déjate de tonterías!, ¿como está?
--Está bien, estoy con él, ahora mismo no hay médicos. Mañana pasarán y ya nos dirán algo. ¿Cuándo llegas a Sevilla?
--Mañana a las 9:00 de la mañana, hora española, no he podido encontrar ningún avión más rápido.
--No te preocupes, mañana te recogeré en el aeropuerto.
--Anda, por favor, primo, ¡mándame una foto por wasap!
--No, mejor no.
--¿Por qué?, ¡está mal!, ¿verdad?, ¡mira! --su voz se quebró-- ¡no me mientas!
--No, que no es por eso, es que… verás, está dormido y no hay luz en la habitación, me dijo el médico que necesita reposo. No voy a ponerme ahora con el flash y todo ese rollo. Mañana te recojo prima, tranquila, me quedo con él esta noche. ¿Vale?
--Sí, gracias, muchas gracias… es que… --rompió a llorar.
--Lucía… vamos, no llores prima, que está bien, ya pasó todo. La policía está buscando a esos cabrones: los atraparán. Intenta descansar, mañana te recojo.
Taylor escuchó unos sollozos, tras unos instantes, Lucía interrumpió la llamada.